rotonda-copia

Las rotondas, son una manera muy efectiva de ordenar el trafico, siempre que se utilicen correctamente, por desgracia, algunos conductores por ignorancia, y otros por insolidaridad, utilizan las rotondas para adelantar al vehículo que circula delante de ellos, utilizando el carril interior para ello, y pasando desde el interior al exterior, para abandonar la rotonda, cortando la trayectoria de los otros vehículos, eso es un infracción muy grave.

Si una rotonda tiene tres carriles, estos carriles son para que el volumen de tráfico que pueda gestionar, sea adecuado al volumen de tráfico de las vías que llegan a ella, desgraciadamente los conductores insolidarios, utilizan solo un carril, “la línea recta”, provocando frenazos, retenciones, y en muchos casos choques.

Vamos a poner un ejemplo de una rotonda de tres carriles, empezaremos diciendo que una de las norma básicas de tráfico dice que se deberá circular en todo momento lo mas cerca del borde derecho de la vía, y que utilizaremos el carril mas próximo a la vía que queremos tomar.

Si un vehículo llega a la rotonda con intención de girar a la derecha, o seguir de frente, debería de entrar por la trayectoria en rojo, y cuando llegue al punto IN, accionar el intermitente de la derecha, para avisar al resto de su intención.

Si pretendemos girar a la izquierda, deberíamos entrar por la trayectoria verde.

Y si nuestra intención es cambiar de sentido, deberíamos escoger la trayectoria azul.

Todo ello serviría para ordenar el tráfico y hacer que la capacidad de la rotonda sea suficiente para absorber el tráfico sin problemas y sin choques.

La norma de tráfico, también permite que un vehículo circule por el carril exterior, dando la vuelta completa a la rotonda para salir por el carril que necesite, este vehículo, como los que circulan por el carril de nuestra derecha, siempre tendrán prioridad sobre los que circulan por los interiores, y si no tenemos espacio para salir de la rotonda sin cortar su trayectoria, deberemos dar otra vuelta y ponernos con antelación en el carril de la derecha.

Aunque se permita circular por el exterior en todo caso, con ello creamos un embudo que puede convertir una vía de tres carriles en una solo, con las retenciones que conlleva, algo parecido a la hacerlo en “recto”, aunque en el caso de hacerlo por el exterior, nunca tendremos la culpa del choque.

Si contribuimos a la fluidez del tráfico, contribuimos a no encontrarnos con atascos en nuestros desplazamientos, y a que la carretera sea mas segura.