dsc00060-1.jpg

La señora, el ser parada en un control de alcoholemia, parece que se indignó, y sus nervios le hicieron comportarse de una manera extraña, según  la imagen no se sabe si estaba abroncando al agente, o le estaba dando la bendición, desde su púlpito móvil. Mas extraño aún es su postura, teniendo en cuenta que era la ocupante del asiento trasero.